Panamá, primeros pobladores

Sobre los primeros pobladores de Panamá.

El nombre Panamá, procede de una de las primitivas lenguas indígenas del territorio.

Acerca de su significado, disienten en mucho las opiniones de los varios autores que se han ocupado del asunto, algunos suponen que tal nombre perteneció al cacique morador de la comarca cuando hicieron su aparición en ella los conquistadores. Otros, que significa tierra o lugar de las mariposas; también, abundancia de peces o sitio abundante en peces, lo que coincide con lo que sobre el particular, dice Pedro Arias de Ávila, en carta del año de 1516 para el Rey Don Fernando y su hija la princesa Doña Juana: “…Vuestras Altezas sabrán que Panamá, es una pesquería en la costa del Mar del Sur y por pescadores dicen los indios Panamá”.

Sobre el origen de los primeros pobladores indígenas del continente americano, han existido muchas versiones a través de los años, como por ejemplo que provenían de los mares del sur, que eran descendientes de los pobladores del norte de Europa que habían cruzado el estrecho de Bering, para poblar en ese flujo migratorio hacia el sur, todo el continente americano. Sin embargo, con la evolución de la ciencia y la tecnología como herramienta de investigación en apoyo a la arqueología, se ha evidenciado con mayor seguridad que esta última versión, de la hipótesis de la migración por el estrecho de Bering, parece ser la  más aceptada.

Lo anterior hace suponer con más certeza que el istmo de Panamá fue paso o puente obligado de estas migraciones que se dirigían hacia el sur. En ese tránsito muchas de ellas se establecieron o se asentaron en lo que hoy conocemos como el istmo de Panamá, en una evolución de miles de años, para llegar a lo que eventualmente  los conquistadores españoles encontraron no solo en el istmo de Panamá, sino en toda  América.

Sobre los primeros pobladores del istmo de Panamá, me permito traer a colación lo que el Doctor Omar Jaén Suárez, -en su obra Hombres y Ecología en Panamá- dice al respecto cuando señala que existen fuertes sospechas de que el hombre (homo sapiens), se encuentra en Panamá desde hace por lo menos 12,000 años. En la hipótesis del poblamiento original del Continente Americano que, a partir del Estrecho de Bering, sigue un itinerario de Norte a Sur, la más antigua presencia demostrada del hombre en los confines de las tierras australes hacia  9,000 a.C. sugiere que como paso previo, cruzó necesariamente por el istmo de Panamá.

Cerca de sesenta cacicazgos más o menos densos, regados desde las orillas del Atrato hasta los confines de Chiriquí, habitaban el territorio del Istmo de Panamá a principios del siglo XVI, estimándose la población de todos ellos en aproximadamente medio millón de habitantes.

Si bien en el istmo  de Panamá no existieron  grandes civilizaciones como la Maya, la Azteca o la Inca, sus habitantes desarrollaron y se destacaron  como grandes orfebres que trabajaron  el oro, el cobre, la cerámica y la piedra con enorme destreza y habilidad. Vivían de la agricultura, de la pesca y de la caza. Cultivaban, el maíz, la yuca, el otóe, el plátano, el fríjol, el camote y otros vegetales alimenticios. Pescaban con redes, con anzuelos de espina de tiburón o por medio de ciertas substancias vegetales que le echaban al agua de los ríos para adormecer los peces.

Las armas de que se servían los indios eran: arcos resistentes sacados de una palmera negra; flechas de madera con las puntas formadas por espinas de tiburones, de huesos o de dientes de cuadrúpedos; cerbatanas, dardos, mazas, lanzas de conchas de tortugas y macanas.

El derecho del más fuerte prevaleció en estas primitivas sociedades, pues para ellas no había, en rigor, derechos sino hechos. Unas tribus con otras peleaban frecuentemente por la ambición de acrecentar el territorio, por derribar un cacique por rivalidades lugareñas. Las hostilidades comenzaban sin declaratoria previa de guerra, triunfando casi siempre el más fuerte y en igualdad de circunstancias el más astuto.

Cada grupo indígena, alcanzara o no a formar un pueblo, tenía generalmente su respectivo jefe

el Cacique– súbdito de otro jefe más poderoso –el Tiba– quien gobernaba sobre una tribu, y rendía cuenta a su vez a el Quibian, el Jefe Supremo.

El Istmo de Panamá puente terrestre entre dos continentes fue un determinante factor geográfico en la invasión y colonización española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *