Portobello

Portobello

.. “Continuando siempre el rumbo hacia el Este entró la escuadra el 2 de noviembre en un espléndido y cómodo puerto rodeado de una risueña y elevada comarca con muchas casas que formaban en el fondo una ordenada población. En sus inmediaciones alzábanse lozanos árboles frutales, palmas, maizales y sementeras, presentando aquel paraje el más bello aspecto. Tanto agradaron a Colón la excelencia del puerto como la hermosura y fertilidad de las tierras del contorno, que dió al lugar el nombre de Porto-bello (Puerto bello), que ha conservado…”

                         Compendio de Historia de Panamá, Juan Bautista Sosa

                                                                 

Situada en la orilla atlántica a 105 Km. de la Ciudad de Panamá.

Fue descubierta y bautizada por Cristóbal Colón en su cuarto viaje el 2 de noviembre de 1502.

Aunque en un inicio los españoles no pensaron establecerse ahí permanentemente, en 1510 Diego de Nicuesa trató de trasladar a este lugar – que ofrecía mejores condiciones de salubridad-, a la población de Nombre de Dios, pero la resistencia de los indígenas no lo permitió.

No fue sino hasta finales del siglo XVI que los españoles la utilizaron como asentamiento poblacional.

Fue fundada el 20 de marzo de 1597 por Francisco Velarde y Mercado, en reemplazo de la ciudad de Nombre de Dios, inhabilitada por razones de salubridad y climatológicas. El nombre oficial que se le dió fue San Felipe de Portobelo en honor de Felipe II.

El sistema de comunicaciones de la época confirió especial importancia a Portobelo, que sustituyó a Nombre de Dios como punto de enlace con España en la ruta, que atravesando el istmo, continuaba hasta Perú.

En sus famosas ferias, celebradas a la llegada de los galeones de España, se efectuaba el intercambio de las mercaderías peninsulares por metales preciosos peruanos. La ciudad se convirtió en foco comercial de primera categoría, adonde afluía una activa y variada población flotante.

El puerto se tornó próspero, las famosas ferias de Portobelo, tenían una duración de 40 días y se movilizaban anualmente millones de pesos de oro. Según la Enciclopedia Hutchinson, por 200 años y hasta el siglo XVIII, Portobelo fue el principal puerto de los españoles en el Caribe centroamericano.

Fue atacada varias veces, principalmente por los ingleses. La primera incursión se verificó incluso antes de la fundación oficial (1596), y fue debida a Francis Drake, cuyos restos reposan precisamente en un islote de la bahía de Portobelo. A él seguirían, entre otros, William Parker (1602), Henry Morgan (1668), y, finalmente, el propio vicealmirante Edward Vernon (1739-1741).

La ciudad fue fortificada con varios castillos entre los que destacan San Felipe, Fuerte Bateria Santiago de la Gloria, Fuerte Bateria San Jerónimo y San Cristóbal,

La supresión del régimen de galeones en 1738, trajo consigo la decadencia de Portobelo, cuyas ferias perdieron su razón de ser.

El descubrimiento del oro californiano y la necesidad de una ruta que atravesara el istmo hicieron que la ciudad recuperase su antiguo papel de punto de arranque de ella. Pronto fue desplazada por la nueva ciudad de Colón, siendo en la actualidad un pequeño pueblo que guarda el recuerdo de una ciudad pujante que albergó a grandes personalidades del mundo comercial, cultural y político de la época imperial española.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *